23 de febrero: fecha clave para el futuro de la crisis en Venezuela

338
P10.34
P10.34

El pasado 23 de enero, Juan Guaidó se autoproclamó Presidente Interino de Venezuela, pasando por encima del régimen de Maduro en un acontecimiento que marcará un antes y un después para la dictadura. Venezuela, parece ser, ingresa a una transición, y este cambio no es para nada gratuito.

Cuando ya casi se cumple un mes de esta autoproclamación, Guaidó, quien preside también la Asamblea Nacional (Parlamento venezolano), institución ajena al chavismo, moviliza toda una campaña de inconformismo y tumulto social, y lo que podemos saber ahora es que el régimen si lo ve como una amenaza, y comprende que el poder no será eterno.

Cerca de 60 países, entre ellos la Unión Europea, Estados Unidos y una vasta mayoría de países latinos apoyan la voluntad democrática de la oposición venezolana. Toda esta campaña se ha caracterizado por gigantescas movilizaciones en distintas partes sociales, jóvenes, mujeres y, en general, toda la paleta de poblaciones que cubre el país se ha vestido con valentía para enfrentar a Maduro y su único respaldo: el ejército.

Estados Unidos, particularmente, cierra cada vez más el cerco, cuando su orientación política exterior se concreta plenamente en lo que John Bolton, Asesor de Seguridad de Trump, llamó una “troika de tiranía”, o el eje del mal, como los medios han traducido el más reciente discurso de Trump en relación con la “amenaza democrática en Latinoamérica”: Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Por el momento, el plan de acción exterior ideado para llevar ayuda humanitaria descansa en bodegas de Cúcuta, Colombia. Guaidó fue conciso: el 23 de febrero entrarán los medicamentos, alimentos e insumos básicos. La frontera entre ambos países (Colombia y Venezuela), permanece cerrada por orden de Maduro. No se sabe como entrará la ayuda.

Maduro ha denunciado que el ingreso de la ayuda constituye un instrumento de intervención militar por parte de Estados Unidos, y rechaza la mercancía.

Las protestas continúan, y, en palabras de Guaidó, más de 250.000 voluntarios están preparados para transportar la ayuda humanitaria de Colombia a Venezuela. El mundo está a la expectativa de lo que ocurrirá ese día.