Al saldo de la ola invernal siguen sumándose estragos en el país

392
P10.23
P10.23

En términos prácticos, casi todo el país fue testigo de la ola invernal que, por apenas tres días en promedio, arremetió contra poblaciones enteras, congelando ciudades y lagos a su paso en temperaturas típicas de la Antártida.

Las regiones más afectadas fueron aquellas circundantes a Great Lakes, es decir, Michigan, Wisconsin, Minnesota, Illinois, Indiana, Ohio, Pennsylvania, y New York. Una de las ciudades más afectadas por el impacto climático fue Chicago, que sufrió temperaturas de -27°F y sensaciones térmicas de -32°F.

Minneapolis llevó peor parte, con una temperatura mínima de -28°F y sensaciones térmicas de -49°F. El fenómeno fue causado por el vórtice polar, que movilizo grandes corrientes de frio ártico desde el Polo Norte hacia el sur, episodio similar al ocurrido en 2014. National Weather Service describió el evento una semana atrás como “potencialmente mortal”.

Refugios fueron adaptados en establecimientos públicos como bibliotecas y centros educativos. Cualquier persona, sin un medio de calefacción adecuado, podría morir en condiciones tan inclementes como las ocurridas por hipotermia en cuestión de horas.

En el país, más de 200 millones de personas se vieron de alguna u otra manera afectadas por la inclemencia del frio, esto es, el 75% de toda la población total de Estados Unidos. Se han contado más de 20 muertes, incluyendo una en Lorain, Ohio, donde una mujer de 60 años fue encontrada sin señales de vida en una casa abandonada, con signos de hipotermia.

En medio del caos, fueron suspendidos servicios nacionales que típicamente no suspenden actividades ante ninguna situación, como el caso del correo. Escuelas llamaron a los estudiantes a permanecer en casa, y numerosos negocios permanecieron cerrados. Los aeropuertos tuvieron que cerrar temporalmente sus líneas, causando delicados cambios en los itinerarios diarios.

Así mismo, instituciones públicas y oficinas gubernamentales tuvieron que cerrar y suspender sus servicios.

Cientos de tuberías se congelaron a lo largo del país, puertas y salidas quedaron obstruidas por la nieve y la congelación del metal, así como carros y rieles de tren, carreteras o muelles. En redes sociales se compartieron videos mostrando la magnitud del fenómeno: se vieron personas arrojando pantalones húmedos al aire, que rápidamente se congelaron y cayeron como estatuas sobre la superficie. Una mujer salió a la calle con su cabello húmedo, y en minutos se congeló, produciendo una fijación curiosa.

Sin embargo, ahora el problema es otro, quizá más grave pero, eso sí, con opuestas características.

Las temperaturas descendieron rápidamente y se consolidaron en dígitos mínimos, muy lejos del cero. Ahora, estas temperaturas comenzarán a ascender paulatinamente, pero de una manera progresiva y rápida. En el noreste del país, pronósticos aseguran que se vivirán temporadas similares a la primavera.

Esto significa que todo el hielo acumulado por frío será ágilmente disipado, en un periodo de tiempo muy corto. Este deshielo podría provocar, entre otras cosas, inundaciones, rupturas de tuberías, deterioro de carreteras o daños en automóviles.

Así mismo, no se rechaza que el vórtice polar traiga una nueva ola de frente frío, solo que esta vez, según meteorólogos, las consecuencias no tendrán nada que ver con las ocurridas la pasada semana.