Alegatos de acoso sexual en los centros de detención de la frontera

437
P11.16
P11.16

Fuertes acusaciones abrazaron a los centros de detención en la frontera, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer el número de casos que han sido denunciados por niños acerca de intensos de violación y acoso sexual.

Más de 4.500 quejas fueron recolectadas en cuatro años, con un pico en el evento de política de separación de familias de Trump, cuando muchos menores llegaron solos a estos centros sin la compañía de sus padres.

Algunos testimonios indican que personas de los centros acosaron a los niños mediante toqueteos, besos, mientras los observaban cuando se bañaban e incluso hay algunos casos de violación. Otros narran violaciones por parte de los mismos menores dentro de las instituciones de detención.

En total, se recibieron 4.556 en la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) entre octubre de 2014 y julio de 2018. Esta organización está al tanto de los menores no acompañados. Del total de denuncias, 1.303 fueron diligenciadas al Departamento de Justicia.

De los 1.303, se trataron como “muy serios” los casos de 178 niños, que aseguraron haber sido objeto de abuso sexual por parte del personal adulto de los centros de detención.

La política inmigratoria del gobierno, llamada comúnmente “tolerancia cero”, colaboró a exacerbar el escenario. La separación de familias se comenzó a instaurar en 2018, tiempo en el que más de 2.700 menores fueron distanciados de sus padres.

Entre marzo y julio de 2018, cuando la política de separación de familias se encontraba en su pico, ORR recibió 859 quejas. Solo 342 fueron directamente al Departamento de Justicia. Los reportes fueron publicados en Capitol Hill por el representante demócrata de Florida, Ted Deutch.

“Estos documentos nos dicen que hay un problema con los adultos, empleados del HHS (Health and Human Services), abusando sexualmente de niños”.

En 2018, la cifra de demandas de este tipo aumentó en 192 casos.