Autoridades investigan la muerte de 34 pacientes terminales en Mount Carmel por altas dosificaciones de calmantes

378
P5.14
P5.14

En medio de una controversial investigación en curso, Mount Carmel Health System ha suspendido temporalmente a 23 empleados, relacionados con el caso del Dr. William Husel y la sobredosificación de 34 pacientes que murieron en los centros médicos de Mount Carmel.

Tomo comenzó el 14 de enero, cuando Mount Carmel hizo público el despido del Dr. Husel a causa de ocho demandas por homicidio culposo en contra del médico y los hospitales. Sin embargo, ahora se sabe que 34 pacientes fueron tratados por el mismo médico, y todos ellos murieron con una circunstancia común: fueron prescritos con altísimas dosis de fentanilo.

El fentanilo es una sustancia derivada del opio, principalmente usada para controlar el dolor y sedar. Los 34 pacientes se encontraban en precarias condiciones de salud, la mayoría próximos a perecer.

Husel trabajó en el hospital desde 2013 hasta 2018, cuando fue expulsado de la sección de cuidados intensivos el 21 de noviembre. Aunque Mount Carmel no anunció el despido hasta principios de diciembre, el estallido mediático no retumbó hasta mediados de enero.

Las últimas noticias de Husel fueron la suspensión de su licencia medica por parte de Ohio Medical Board y la suspensión de su contrato de prestación de servicios con Department of Medicaid. Sin embargo, ni el propio médico o sus abogados se han atrevido a responder públicamente.

Entre los 23 empleados despedidos se encuentran enfermeras, farmaceutas e incluso gerentes y administradores de los hospitales. 33 de las personas fallecidas recibieron atención médica en Mount Carmel West (Franklinton), y la otra en Mount Carmel St. Ann’s (Westerville).

Aunque el caso abarca la muerte de 34 pacientes bajo el cuidado del Dr. Husel, los investigadores han cuestionado que 6 de esas muertes no tendrían relación con las sobredosis. Otro punto importante es que, en todos los casos, las familias de los pacientes rechazaron medidas clínicas que prolongaran la vida de esas personas. Así mismo, las familias demandantes aseguraron a través de sus abogados que nunca fueron notificados acerca de los sedantes administrados.

La línea principal de la investigación intenta probar si la causa directa de estas muertes fue la ilógica prescripción de fentanilo y, en ese caso, indagar la responsabilidad del Dr. Husel y las personas a su cargo, así como sus supervisores y el mismo Mount Carmel. Hasta ahora, los investigadores han dicho que las decisiones de Husel no parecen estar ligadas a errores profesionales.

La investigación está a cargo de la policía de Columbus y fiscales de Franklin County. Ohio Department of Health adelanta también una línea de investigación independiente.