Cada vez más inmigrantes son arrestados en la frontera

450
P11.24
P11.24

U.S. Customs and Border Protection (CBP) publicó hace unos días una serie de datos acerca de las personas que han sido aprehendidas por las autoridades en los últimos tres meses, incluida una parte del 2019.

Sin precisar la cifra absoluta de familias detenidas en la frontera sureña con México, CBP dijo que aumentaron en un 280%. Los últimos datos frescos datan de octubre del año pasado, cuando fueron arrestadas 23.115 familias.

CBP tampoco precisó las causas del aumento, ya que bien puede deberse a una mayor vigilancia por parte de los organismos de seguridad en la frontera como también a un incremento neto en las familias que la atraviesan.

Otro dato resaltado por el análisis afirma que el porcentaje de indocumentados que circulan en la zona fronteriza aumentó también en un 81% desde el inicio del año fiscal del 2019.

Las autoridades fronterizas hicieron un llamado a priorizar “correcciones legislativas”, pues insisten en que, de mantenerse el ritmo actual de arrestos, el récord del 2018 podría ser fácilmente vencido, cuando fueron aprehendidos un total de 521.190 indocumentados, un aumento del 25.3% con respecto al año anterior (415.517), que coincidió con la llegada del actual presidente.

Lo preocupante del asunto son las condiciones en que estos inmigrantes ilegales intentan cruzar la frontera. Según CBP, ha habido un aumento en el número de inmigrantes detenidos que requieren atención médica inmediata.

Desde el 22 de diciembre de 2018, las autoridades fronterizas movilizaron a 2.224 personas a hospitales, un 5.3% de todos los detenidos en el año fiscal del 2019.

Un episodio destacable sucedió el 15 de enero, cuando un grupo de 247 inmigrantes fue arrestado al intentar cruzar la frontera. De todos ellos, 50 necesitaron urgente revisión médica, y fueron transferidos a los centros sanitarios. La anormal cantidad de personas que ingresaron enfermos afectó la capacidad de atención de los médicos del lugar, provocando agudas complicaciones en el centros de salud.

“Esto resultó en un incremento del tiempo en custodia, el retraso en la coordinación de la transferencia de la custodia y se limitó la respuesta a otro tráfico ilegal de cruce de frontera”, señaló CBP en el reporte.

Otros casos mediáticos tienen que ver con el estado de salud en el que niños centroamericanos intentan cruzar la frontera, muchas veces gravemente enfermos y con urgente necesidad de atención médica. En diciembre del año pasado, dos niños guatemaltecos murieron en distintas condiciones mientras estaban bajo custodia por las autoridades. Aunque aun no se sabe con certeza, habrían cruzado la frontera solos.

Hay quienes se arriesgan a cruzar solos, pero lo común es una especie de “tráfico humano”, fenómeno que se asiste desde la frontera, donde grandes grupos de personas son transportados por “coyotes” a través de poblaciones como El Paso, Rio Grande o Tucson. CBP dijo que en los últimos cuatro meses fueron avistados 53 grupos de personas en estas circunstancias, unas 8.979 personas en total.

Los coyotes y contrabandistas no solo transportan personas entre sus cargas, dice CBP, sino también narcóticos.