Cincinnati, cada vez más insegura para los peatones

403
72
72

Cincinnati ha mostrado algunos datos preocupantes en relación con la cifra de peatones accidentados en las calles de la ciudad. El número aumenta cada año y los legisladores comienzan a proponer salidas.

Según la Policía de Cincinnati, el año pasado 428 personas fueron afectadas por accidentes automovilísticos, una cifra de accidentalidad 40% más alta en comparación con los cinco años anteriores. Solo en diciembre, 40 personas sufrieron este tipo de accidentes.

La cifra va en ascendente: el número de personas afectadas por accidentes de tráfico fue de 293 en 2013, 315 en 2014, 341 en 2015 y 395 en 2016.

En los tres últimos meses del 2018, trece estudiantes de la ciudad fueron impactados por automóviles. Incluidos los casos de Devin Sullivan, estudiante de sexto grado, Kenya Austin, de 12 años o el pequeño de dos años, Dameon Turner Jr. En 2017, fueron 100 los niños impactados.

Muchos de estos accidentes han tenido conclusiones mortales, y algunas calles han sido focalizadas como peligrosas para los peatones. Actualmente, los departamentos de Transporte y Policía trabajan para localizar los puntos calientes en la ciudad, recolectando datos y estadísticos.

El 9 de enero, Greg Landsman, miembro del City Council, propuso a la Administración implementar el internacionalmente reconocido programa “Vision Zero”.

Vision Zero es una política gubernamental para la seguridad vial que tiene como fin consolidar un sistema de cero accidentes en las carreteras. Surgió desde el parlamento sueco bajo la impronta de que “la vida y la salud no podrán nunca ser intercambiados por cualquier otro beneficio dentro de la sociedad” en contraposición a la clásica perspectiva del costo/beneficio, que impone un valor monetario a la vida humana.

El programa fue implementando en Suecia en 1997, pero solo llegó a Estados Unidos en 2012, cuando empezó a ser acogido estatalmente. Primero en Chicago (2012) y luego en New York City, San Francisco, Los Angeles y Austin (2014).

Con la puesta sobre la mesa de esta iniciativa y al agraviamiento de los accidentes relacionados con la seguridad vial, se avecinan nuevos cambios en las carreteras de Cincinnati.

Otros legisladores han sugerido aumentar la cantidad de cruces peatonales, mejorar la iluminación y monitorear con mayor regularidad la velocidad de los automóviles con dispositivos portátiles y cámaras de seguridad.