Cincinnati despenaliza la posesión de hasta 100 gramos de marihuana

1997
P128
P128

La nueva ley, aprobada por el City Council y en efecto desde el viernes, 12 de julio, ha provocado una fuerte división entre los legisladores y el cuerpo policial de la ciudad por su ambigua interpretación.

En concreto, la Ordinance 175-2019, como se denomina la ley, no legaliza la posesión o el uso de la marihuana. Lo que sí hace es eliminar la sanción económica y el registro criminal asociado a la posesión de menos de 100 gramos de marihuana (dos situaciones que si están consideradas en el código estatal).

Eso significa que, en caso de ser detenido con menos de 100 gramos de marihuana, una persona podrá ser citada en corte por posesión. Pero no se le multará y tampoco se le abrirá un archivo criminal por el caso (por lo que el delito no será citado en su registro criminal, y no será referenciado en aplicaciones laborales o beneficios sociales).

Según Christopher Smitherman, Vicealcalde de Cincinnati, “Esta es una legislación crítica para liberar a los hombres negros como yo, que enfrentan la sobre-criminalización por pequeñas cantidades de marihuana en la ciudad”.

La ley no establece, por lo demás, límites de edad.

El Fiscal General de Ohio, Dave Yost, se opuso a la medida:

“Una ordenanza de la ciudad no puede imponerse a la ley estatal. Esto es teatro político, simbólico. La posesión de marihuana no es un delito de arresto, incluso bajo la ley estatal y a menos de que se posea más de 100 gramos —el suministro de un mes—”.

Bajo la ley estatal, la posesión de 100 gramos o menos de marihuana es considerado un delito menor, multado con hasta $150 y archivado en el registro criminal.

Por su parte, Eliot Isaac, Jefe de Policía de la ciudad, dijo que instruyó a los agentes a seguir la ordenanza de la ciudad. En contraposición, Jim Neil, Sheriff de Hamilton County, aseguró que se somete al juramento que su institución hizo a la ley estatal.