Comenzó la huelga en Wright State University

339
P21
P21

Desde el martes 22 de enero a las 8:00 a.m., miembros del sindicato de docentes (AAUP-WSU) de Wright State University dieron inicio oficial a las actividades derivadas de la huelga que habían anunciado con anterioridad.

Aunque no todos los docentes suspendieron sus responsabilidades académicas para con la universidad (Wright State ha dicho que cerca de un 40% de los 560 miembros del sindicato continúan dando clases a pesar de la huelga), muchos horarios y clases regulares si han sido afectados.

La razón de la protesta reside en el corazón del nuevo contrato que la universidad ha ofrecido a los docentes, quienes no lo reconocen, indignados ante las condiciones laborales que han sido modificadas, correspondientes a los campos de salud y sueldo.

Otras consideraciones, han dicho los profesores, también están en juego. Rechazan la extensión de los horarios en que tienen que dar clases, así como el aumento de estudiantes de cada una porque, según dicen, debilita su capacidad para una enseñanza más personalizada.

El sindicato dejó claro en redes sociales que estaría dispuesto a seguir negociando los términos laborales. La Administración de la universidad menciona constantemente que hicieron cuanto pudieron para satisfacer las demandas de los profesores pero no pueden ir más allá de lo negociado.

Y es que la Universidad se encuentra actualmente en aprietos financieros. Quedó expuesto públicamente cuando redujo sus gastos en casi $53 millones para el año fiscal del 2018, como un recurso para socavar los gastos excesivos que hasta el momento se venían haciendo.

Los huelguistas reclaman un nuevo ciclo de conversaciones, con el fin de mejorar el contrato ofrecido. Otros, aún más firmes, exigen la salida de la presidenta de WSU, Cheryl Schrader. Por el momento, lo que se ha organizado desde el sindicato son mítines diarios de 8:00 a.m. a 6:00 p.m. Tampoco se sabe con certeza cuando podrá terminar la huelga.

La Universidad ha dicho que las clases afectadas serán reemplazadas con profesores sustitos o clases virtuales. Algunos estudiantes se han quejado porque no encuentran profesores en sus clases, tan solo un llamado de atención para que realicen sus trabajados asignados en las plataformas de la universidad. Otros, sin embargo, han acompañado a los profesores en la protesta.