Competencias transversales: un valor agregado para su formación laboral

485
P6.1
P6.1

Las nuevas necesidades del mercado proponen a los empleados diferentes formas de asociaciones y vínculos, tanto entre el empleado y la empresa como entre el empleado y sus compañeros de trabajo. Por eso, es notable que hoy en día se demanden valores y aptitudes que van más allá de la conducta, con el fin de hacer del espacio de trabajo un lugar armonioso y productivo.

Uno de los sectores personales en el área de trabajo con el que más insistentemente el mercado ha luchado es el relacionado con las llamadas competencias transversales. ¿Qué son? En suma, se trata de una serie de cualidades y habilidades –ni teóricas ni técnicas–, más relacionadas con la ética de trabajo que con cualquier otra cosa.

Estas competencias transversales están enfocadas en una productividad de orden social y personal. ¿Por qué son importantes? Puesto que las condiciones del mercado actual dirigen su mirada a los trabajadores más integrales, ejercitar estas habilidades es una forma de sobresalir en el espacio de trabajo. Algunas de ellas son:

Capacidad de iniciativa: se trata de la habilidad de estar en disposición para tomar decisiones sobre ciertas propuestas que surgen en el área de trabajo. Las iniciativas bien pensadas se consideran muestras de innovación.

Capacidad de trabajar en equipo: se compone del impulso personal por colaborar entregadamente en conjunto. Es, en síntesis, la capacidad de unirse a otros con misma ambición para lograr un objetivo común.

Responsabilidad laboral: tiene que ver con el nivel de implicación de cada empleado con el trabajo realizado, con la entrega y el compromiso de producir algo personal, cuidando del desempeño de los recursos humanos y materiales.