Dos gobiernos paralelos, más de 16 muertos, división internacional: ¿qué pasa en Venezuela?

352
P19
P19

El pasado miércoles, 23 de enero, el Presidente de la Asamblea Nacional, uno de los pocos organismos estatales controlados por la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, se declaró a sí mismo Presidente Interino de Venezuela.

Juan Guaidó, el llamado por los medios “delfín” de Leopoldo López –antigua cara visible de la oposición venezolana y ahora preso político-, por su cercanía y asociación al líder, se autoproclamó, citando la Constitución Bolivariana, como legitimo presidente encargado de Venezuela, desconociendo el segundo mandato, que iría hasta el 2025, de Maduro.

Seguido del mediático acto de proclamación, se desataron una serie de protestas que, aunque habrían iniciado desde el lunes 21 de enero, encontraron su pico con la nueva declaración de Guaidó.

Las protestas son de escala internacional, con ciudadanos venezolanos exiliados en otros países cargando banderas de su patria y recorriendo las calles en apoyo de Guaidó. Reclaman la inmediata salida de Maduro y el apoyo diplomático mundial.

Hasta el momento, y según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), institución anexada a la Organización de los Estados Americanos (OEA), hay cifras de 16 muertos, 13 de ellos por armas de fuego, presuntamente accionadas por miembros de la fuerza pública, quienes, en algunos lugares, reprimen agresivamente las manifestaciones.

La mayoría de países que componen el Grupo de Lima, creado precisamente para buscar una salida a la crisis venezolana, apoyan la autoproclamada presidencia de Guaidó. Algunos de los países que han anunciado su apoyo al político son Brasil, Canadá, Argentina, Perú, Colombia, Chile, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá y Paraguay.

En el caso de Estados Unidos, ya se habla incluso del “expresidente Maduro”, en palabras de Mike Pence. Apenas poco después del acto de autoproclamación, la Casa Blanca, en un comunicado, anunció expresamente su reconocimiento

El caso de Brasil tiene una especial connotación, ya que Jair Bolsonaro, presidente del gigante suramericano, en una reunión reciente con el Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, habló de una restauración de “la gobernanza democrática y los derechos humanos” en Venezuela.

En México caen críticas, porque AMLO no rechaza del todo a Maduro, más bien, instó al dialogo y a la negociación, al igual que Uruguay y España.

Por otra parte, China, Rusia, Turquía, Bolivia, Cuba y Nicaragua se pusieron rápidamente del lado de Nicolás Maduro. Estos países apoyan reciamente al gobierno chavista y consideran el acto como una influencia directa de Estados Unidos.

Internamente en Venezuela, los organismos asociados al chavismo salieron rápidamente a defender a Maduro. Como es el caso de las fuerzas armadas, que han llamado a las acciones de Guaidó un “intento de golpe de estado”.

“El desespero y la intolerancia atentan contra la paz de la nación. Los soldados de la patria no aceptamos a un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la ley. La FANB defiende nuestra Constitución y es garante de la soberanía nacional”, escribió en Twitter Vladimir Padrino, Ministro de Defensa.

Un diagnóstico de la situación no parece favorable. Históricamente, o al menos desde la toma del poder de Chávez, toda la actual cúpula militar permaneció leal al entonces presidente, incluso durante los intentos reales de golpe que ocurrieron en el pasado. El Tribunal Supremo de Justicia ha sido, desde la posesión de Maduro, un aliado clave en su mandato.

No obstante, existen disidencias militares, que, desconociendo a Maduro, amenazaron con restituir la democracia. Muchos de estos grupos han sido liquidados. Algunos medios informan que los miembros de la Guardia Nacional en locaciones como Caicara del Orinoco o Mérida, se negaron a enfrentarse a los manifestantes.

Por el momento, no se sabe con certeza que pasará. ¿Podrán gobernar paralelamente dos mandatarios en el país? Uno reconocido internacionalmente como tirano y antidemocrático y el otro invocando los poderes de la Constitución

Siga a La Vanguardia para mantenerse informado de lo que pasa en Venezuela. Noticia en actualización.