El agua en Dayton no sufrió ningún tipo de contaminación durante la fuga

440
P113
P113

Después de una serie de estudios posteriores a la gran crisis de la suspensión del agua que afectó a más de 100.000 personas en Dayton, oficiales e investigadores han concluido que durante el evento -en donde se alertó a los habitantes de algunos distritos que hirvieran el agua antes de consumirla- el agua no sufrió ningún tipo de alteración que pudiese contaminarla.

Esa fue la declaración de Michael Powell, director del departamento de aguas a Dayton Daily News, reafirmando que las pruebas en el liquido indicaron que el agua no perdió su calidad en el incidente:

“No hay cambios en la calidad del agua que hayamos notado”, dijo Powell. La medida fue en su momento de prevención, y se declaró en zonas como Old Dayton, Wolf Creek, Shiloh Springs o Little York Rd.  

El evento sucedió el miércoles 13 de febrero y fue causado por una fuga en la línea de ducto cercana al Great Miami River (se desconoce aún que provocó la fuga). La ciudad perdió cerca de 2.5 millones de galones de agua en diez minutos. El descubrimiento de la fuga se dio un día después y el aumento del nivel de agua dificultó los trabajos de reparación al equipo.

Powell dijo también que se analizará el origen del incidente para esclarecer lo sucedido y vislumbrar partes del sistema de aguas en riesgo.

El equipo a cargo de la crisis fue reconocido por Dayton City Commission el 20 de febrero por su rápida respuesta y compromiso, así como por su apoyo a los grupos que capitalizaron el fin del incidente.

“Están entrenados profesionalmente para monitorear el estrés físico, el estrés mental; para cuidar de este equipo, que está bajo una enorme presión mientras corren contra el reloj en un evento como el sucedido”, dijo Shelley Dickstein, gerente de la ciudad, a ABC 22.