El cierre de gobierno está cerca de cumplir su primer mes ¿de cuántos?

319
P10.2
P10.2

¿En la mente de quién cabría la posibilidad de un cierre de gobierno tan extenso? ¿Habría el Congreso previsto este escenario? ¿Quiénes son realmente los mayores afectados por el asunto?

El cierre parcial de gobierno ya superó todos los récords. El domingo se cumplirá más de un mes en el que, a causa de la falta de un acuerdo para financiar parte de la Administración federal de los Estados Unidos, departamentos y organismos públicos permanecen cerrados en su totalidad.

¿El objeto de la discordia?: un desacuerdo entre Donald Trump y los representantes demócratas del Congreso, que no aprueban la asignación de $5.700 millones para la construcción de un muro en la frontera con México, para detener la inmigración ilegal.

El presidente persevera en su puja por construir el muro, y ha llegado afirmar que, con tal de que se aprueben los fondos necesarios para construirlo, no levantará el cierre, y podrá llegar a durar “meses e incluso años”.

El 22 de diciembre, primer día del cierre, anunció expresamente a los medios de comunicación que toda culpa por la situación venidera en relación con el cierre de gobierno recae únicamente sobre él, haciendo especial énfasis en descartar de toda culpa al Partido Democrático.

Incluso accedió a modificar los ya planteados materiales del muro. De hormigón, ha dicho, pasará a ser de acero.

Naturalmente, una situación como la actual perjudica, principalmente, a los empleados federales. Sus sueldos están congelados mientras no se resuelva la financiación de sus departamentos. Muchos de estos empleados son enviados a sus casas, pero una significativa minoría debe trabajar obligatoriamente porque su actividad se considera “indispensable”.

Y es que, a un mes de la problemática, los empleados comienzan a manifestar grandes inconformismos. Unos protestan, otros se reportan como enfermos para no tener que asistir a sus puestos. Pero, eso sí, la gran mayoría sufre porque no reciben ingresos, pero si impuestos y gastos esenciales.

Por otra parte, la media marcha de aeropuertos, parques nacionales y departamentos federales como el IRS si afecta a la población en general. Con múltiples impedimentos para funcionar normalmente, las personas que solicitan servicios de estas instituciones, o lo encuentran cerrado o inoperante.

De hecho, negocios a lo largo del país se solidarizan con la causa de estos trabajadores, y esta es la única manera en que muchos de ellos acceden a servicios básicos como cortes de cabello o entradas a cine y zoológicos. Incluso, cuando la alimentación es ya un problema, los mercados ofrecen descuentos especiales para trabajadores federales con permiso; restaurantes y comidas rápidas se han asegurado también de facilitar sus productos a esta población. 

Así, hay pocas y muy obscuras variables para tratar de descifrar cuánto durará la situación de cierre, la primera: ¿cambiará Trump de opinión? Esto, como ha sabido narrar la historia, es impredecible. Entonces, ¿cederán los Demócratas? Si han logrado resistir por un mes al pulso de Trump, parece improbable. 

La propuesta de los demócratas es financiar por otros medios la seguridad nacional en la frontera. Se refieren expresamente a inyectar mayores recursos en los puertos de entrada al país con el objetivo de detener el ingreso de droga ilegal e inmigrantes ilegales.