El muro de la discordia divide al presidente y al Congreso

582
P11.17
P11.17

El pasado viernes, 15 de enero, Donald Trump manifestó una importante resolución con respecto a la decisión bipartita del Senado de desaprobar su declaración de emergencia nacional. Ahora, el escenario se torna dudoso y obscuro.

No son frecuentes las ocasiones en que un presidente utiliza la figura constitucional del veto para revocar las decisiones del Congreso. Y eso fue justamente lo que hizo el presidente Trump la semana pasada, el primero de su mandato.

La decisión bipartita a la que nos referimos fue la oposición del Senado a la declaración de emergencia nacional, y el consecuente bloqueo de su decisión. En esta maniobra política, 12 miembros del Partido Republicano desconocieron la orden presidencial.

La declaración de emergencia nacional proponía desplazar una vasta cantidad de fondos nacionales para la construcción del muro en la frontera con México, mientras se le daban facultades especiales al presidente para poner la obra en marcha. La construcción del muro ha sido el pulso más controvertido entre el presidente y el Congreso. Entre otras cosas, esta discusión provocó el cierre parcial de gobierno más longevo de la historia.

Con la emisión del primer veto de su presidencia, Trump envía de vuelta la legislación de la declaración de emergencia al Congreso. La anulación del veto supondría una cantidad de votos tal, que es improbable que pueda ser anulado. Así las cosas, la declaración de emergencia nacional seguirá en vigor y con él, la construcción del muro en la frontera.

“El Congreso tiene la libertad de aprobar esta resolución [la de negar su declaración de emergencia nacional] y yo tengo el deber de vetarla”, precisó el presidente.

“No hay ninguna emergencia; el Congreso se ha negado a financiar su muro varias veces; México no pagará por él; y una mayoría bipartidista en ambas cámaras acaba de votar a favor de poner fin a su falsa emergencia”, contestó el líder Demócrata Chuck Schumer, de New York.

Una réplica gubernamental

Acerca del fundamento político (y social) refrendado por Trump, un articulo publicado recientemente en Político por el General en retiro Michael Hayden (quien fuese director de la CIA y de la NSA) y Matthew G. Olsen (pasado director del National Counterterrorism Center) cuestionó notablemente los argumentos del presidente para llamar a la situación migratoria en la frontera “una emergencia”.

“Pocos creen que existe una verdadera justificación de seguridad nacional para declarar una emergencia en la frontera sur […] Esto se debe a que una evaluación informada y honesta de los hechos demuestra que no hay tal crisis de seguridad nacional”.

Los expertos, quienes han servido (bajo la presidencia de mandatarios tanto Demócratas como Republicanos) al estado como administradores y analistas de las instituciones encargadas de los asuntos migratorios y la seguridad nacional, aseguraron en su artículo que “bajo ninguna evaluación plausible de la evidencia hay una emergencia nacional actual que le dé derechos al presidente a aprovechar los fondos apropiados para otros propósitos con el fin de construir un muro en la frontera sur”.

Los autores se basan, principalmente, en las declaraciones expresadas por el presidente para promocionar su decisión. Una de ellas, la “proliferación de núcleos terroristas” en la frontera, demuestra ser incorrecta. Un reporte preliminar de U.S. Department of State encontró que “No hay evidencia creíble de que grupos terroristas internacionales hayan establecido bases en México, trabajado con cárteles mexicanos o dirigido operativos a través de México hacia Estados Unidos”.

La otra afirmación del presidente, concerniente a un “ataque de extranjeros ilegales” es así mismo escasamente probable, ya que estadísticamente lo que se ha notado es un decrecimiento en el número de inmigrantes atrapados cruzando la frontera ilegalmente: de 1.6 millones en el 2000 a menos de 400.000 en 2018.

En el artículo se pone en duda además, la eficacia de un muro para detener la circulación de droga ilícita en el país: “Estudios gubernamentales han demostrado repetidamente que las drogas ilegales entran al país principalmente a través de cruces legales”.

El párrafo final del articulo tiene una intensión concluyente sobre la posición de los expertos en seguridad nacional:

“En medio de la miríada de desafíos legales y debates políticos sobre la declaración de emergencia del presidente para construir un muro, los hechos subyacentes no están en disputa: No hay justificación de seguridad nacional para apoyar esta decisión”.