El Padre Ariel Pico se despide del Ministerio Hispano Católico de Dayton

1287
P4.28
P4.28

Enviado desde la Diócesis del Socorro (Santander, Colombia), el Fr. Ariel F. Pico Rincon ha atravesado un enorme proceso junto a la comunidad hispana de Dayton durante su estancia a la cabeza del Ministerio Hispano Católico de Dayton y Zona Norte.

Ahora, el líder cierra una etapa en la que solo se atestiguó fraternidad, unión y sentido de pertenencia entre los miembros de la comunidad y asistentes de las siete parroquias en Dayton donde el Padre Ariel Pico, por cinco años, dirigió misas, eventos culturales y jornadas de atención al hispano.

Su misión en la región le fue otorgada por la Diócesis del Socorro, cuando la Arquidiócesis de Dayton solicitó a la primera algún sacerdote que prestara sus servicios en la ciudad a falta de un representante de la Iglesia que hablara español y pudiera conectarse con la comunidad inmigrante.

Entonces comenzó un continuo proceso de aprendizaje, en donde tanto comunidad como Padre crecieron al ritmo de cambios sociales y espirituales.

A puertas de culminar su misión en el Ministerio Hispano Católico de Dayton, el Padre compartió lo que ha aprendido durante el proceso, entre lo que destaca, como principales características de la comunidad, los ejemplares sentidos de familia e Iglesia que mantienen en congregación a los hispanos.

Entre los servicios que durante el tiempo se han brindado para los inmigrantes, se cuentan asistencia en asuntos de corte y servicios varios y ayuda médica, así como celebración de eucarística y servicios religiosos. En el Ministerio también se han conformado grupos de apoyo para niños, jóvenes, adultos o mujeres.

Cuando el Padre Ariel Pico llegó, la eucarística se celebraba solo una vez a la semana: los domingos a la 1:00 p.m. Hoy, el sacramento ocurre todos los días de la semana, y el acompañamiento es permanente en la oficina del Ministerio.

Otro de los aportes del Ministerio a la comunidad es el Festival Hispano, que acaba de cumplir su sexto aniversario. El Padre recuerda como, a lo largo del tiempo, la participación ha crecido exponencialmente, así como las actividades y la oferta gastronómica.

La comunidad hispana se ha visto favorecida por las distintas alianzas que, en cabeza del Padre, el Ministerio ha emprendido: organizaciones como Welcome Dayton, la Cámara Hispana de Dayton, los Caballeros de Columbus, instituciones como la Universidad de Dayton, públicos como varios Consulados o privados como bufetes de abogados y asesores legales.

Si bien admite que, personalmente, esta experiencia ha fomentado su crecimiento, asevera en los retos que quedan para la comunidad: más sacerdotes hispanos y bilingües. No obstante, de acuerdo con el Padre, no descarta continuar sirviendo a la comunidad de Dayton.

Con un mensaje contundente, exhorta a todos los lectores de La Vanguardia a permanecer en nuestras tradiciones y seguir expresando con orgullo nuestra cultura:

 “Mientras estemos unidos vamos a estar más organizados. Podemos reclamar nuestros derechos y expresar nuestra cultura. Invito a la gente a que siga sintiendo pertenencia por la iglesia y el sentido de familia”.