Empleadores no podrán preguntar por su salario previo

353
P2.28
P2.28

El pasado miércoles, 13 de marzo, Cincinnati City Council aprobó una ley que prohíbe a las empresas de la ciudad preguntar por el historial salarial a los empleados candidatos. Ningún empleador tendrá la facultad de averiguar este dato en el momento de la contratación.

Aunque no se ha prescrito algún tipo de sanción o castigo para las compañías que incurran en este acto, los empleados que decidan demandar a una empresa por determinada causa pueden sujetarse de esta medida.

La ley surtirá efecto a partir de 365 días, tiempo en el que se elaborará el cuerpo de la medida con más detalle por los legisladores del City Council. El proyecto fue impulsado fuertemente por Hamilton County Commission on Women and Girls, quienes ven este logro como un beneficio para contrarrestar la desigualdad laboral entre hombres y mujeres.

“Los datos muestran que las mujeres en Hamilton County todavía se enfrentan a enormes desafíos para lograr la igualdad salarial, especialmente para las mujeres de color y de bajos ingresos”, dijo Katy Crossen, comisionada de la organización.

Según una investigación de Economics Center de University of Cincinnati, en la región, las mujeres ganan 80 centavos por cada dólar que un hombre gana, incluso con ventajas en formación económica y experiencial.

El poder simbólico de la medida es garantizar un “volver a empezar” para los empleados que han trabajado por remuneraciones deficientes, una oportunidad para eliminar aquella desigualdad en su próximo empleo.

“El objetivo de esta legislación es que los empleadores se enfoquen en confiar en las capacidades y experiencia del solicitante, en lugar de su salario previo, al determinar una oferta de empleo. Esta ordenanza no impide que los empleadores pregunten sobre las expectativas salariales de un candidato ni que ofrezcan lo que ellos creen que es un salario justo para un puesto determinado”, dijo Meghan Cummings, Directora Ejecutiva de Women’s Fund of the Greater Cincinnati Foundation en una columna de opinión publicada en Cincinnati Enquirer.

Otra de las impulsadoras de este proyecto fue la concejala Tamaya Dennard, que argumentó la medida como una forma de reducir la pobreza en comunidades afroamericanas y entre las mujeres: “esto nos ayudará a lograr la igualdad salarial, que se nos ha escapado durante tanto tiempo debido a la parcialidad implícita, el sexismo y el racismo”. John Cranley también expresó su apoyo a la propuesta.

No obstante, la ley ha abierto puertas para el debate. Entre sus opositores están los miembros republicanos del Council: Amy Murray y Jeff Pastor. En síntesis, esta mirada negativa a ley supone una intrusión a los “negocios privados de Cincinnati”, como dijo Murray al Enquirer. Kroger y Fifth Third Bank resolvieron revisar la ley, el banco ya decidió suprimir la pregunta por el salario anterior de su proceso de selección.

California, Massachusetts, Michigan, New Jersey, Pennsylvania y las ciudades de Kansas City, San Francisco y New York City ya han aprobado medidas similares.