Es un hecho: sindicato de docentes de WSU entrará en huelga

358
P4.23
P4.23

El sindicato de docentes de Wright State University -American Association of University Professors/Wright State Chapter (AAUP-WSU)- ha decidido mediante una votación interna entre sus miembros entrar en huelga a partir del 22 de enero.

Con una abstención de solo 5%, 85% de los cerca de 560 miembros de AAUP-WSU votaron afirmativamente para hacer realidad la huelga.

Al parecer, las partes no pudieron llegar a un acuerdo sobre los contratos laborales de los docentes, quienes demandan mejores condiciones, tanto para el cuerpo profesorado como para la calidad académica de la universidad.  

Mientras tanto, la Administración de WSU asegura haber propuesto a los docentes una serie de beneficios, entre los que enumera el mantenimiento de un salario superior al de otras universidades de la región y el acceso a un seguro médico adecuado.

Aunque se han llevado a cabo numerosas reuniones entre las partes, ningún acuerdo fue aceptado finalmente. El sindicato habla de un “contrato impuesto”, por lo demás, injusto y negativo. La administración de la universidad, en cambio, persevera en asegurar que no pudo ofrecer un mejor trato.

“La universidad ha negociado de buena fe durante casi dos años. Hemos hecho todo lo posible para evitar una huelga y proporcionar a nuestros estudiantes una educación de alta calidad”, dijo Seth Bauguess, representante de la Administración, a través de un comunicado.

Según afirma AAUP-WSU, su batalla no es por el sueldo. Han dicho que la calidad educativa del estudiantado se verá perjudicada por las condiciones laborales de los docentes: “más horas de clase con más estudiantes y menos cabida para la atención personalizada”. Entre otras cosas, dicen, algunos cursos importantes serán descartados, así como la permanencia y captación de eminentes investigadores en todas las áreas académicas.

Entre otras cosas, AAUP-WSU ha manifestado que protesta por las siguientes cuestiones:

  1. “Nuestro derecho legal a negociar sobre los beneficios de atención médica y a recibir un seguro que no afecte a quienes están enfermos y reciben los salarios más bajos entre nosotros”
  2. “Nuestra capacidad para mantener la calidad educativa de los cursos ofrecidos”.
  3. “Nuestra necesidad de seguridad laboral”.

Por supuesto, los estudiantes se verán sumamente afectados por la huelga. Y, por el momento, continúan en incertidumbre sobre sus clases. La universidad asegura que serán informados de cualquier modificación en sus horarios y servicios mediante el correo institucional.