ICE deportó a miles —no millones— de familiares y niños en 2019

Las deportaciones de inmigrantes en Estados Unidos subieron un 4,3% en el año fiscal 2019 (entre el 1 de octubre de 2018 y el 30 de septiembre de 2019) respecto a 2018, aunque las cifras del gobierno del presidente Donald Trump no superan las de su antecesor, Barack Obama.

366
P13.1 2
P13.1 2

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) reveló que entre octubre de 2018 y septiembre pasado fueron deportadas 267.258 personas frente a las 256.085 del año fiscal 2018. Del total de 2019 incluyó 5.700 extranjeros catalogados como familias, lo que supuso un aumento del 110% respecto al año fiscal anterior. Los funcionarios también deportaron a 6.351 personas, quienes cruzaron la frontera México-Estados Unidos como menores no acompañados, un aumento del 14%.

De esta manera, en total, el ICE deportó a aproximadamente 12.000 familiares y menores no acompañados el año fiscal pasado, muchos menos que los millones que el presidente Trump prometió arrestar hace unos meses por la frustración por el aumento de los cruces fronterizos, según el informe federal.

El número de migrantes que cruzaron la frontera ilegalmente en el último año, principalmente familias y niños no acompañados que huyeron de la violencia y la pobreza en América Central, se duplicó con respecto al año anterior, lo que hizo que la administración se apresurara a responder.

“No hay duda de que la crisis fronteriza, junto con la falta de voluntad de algunas jurisdicciones locales que optan por poner la política sobre la seguridad pública, ha hecho que sea más difícil para ICE llevar a cabo su misión de cumplimiento interior ordenada por el Congreso”, dijo el director interino de ICE Matthew Albence.

El recuento se produce meses después de que Trump se enfureció por la afluencia récord de padres y niños centroamericanos que se rindieron en la frontera de los Estados Unidos para buscar asilo, frustrando sus esfuerzos para asegurar la frontera entre Estados Unidos y México y aumentar los arrestos de inmigrantes condenados por delitos graves dentro de Estados Unidos.

El ICE realizó alrededor de 143.000 arrestos en el año fiscal 2019, una disminución del 10% respecto al año anterior, marcando el número más bajo de arrestos hasta la fecha bajo la administración Trump. La caída en los arrestos de inmigrantes que viven ilegalmente en los Estados Unidos refleja la creciente atención de ICE hacia la frontera a medida que un aumento de familias centroamericanas ingresó a los Estados Unidos en busca de asilo. De los inmigrantes arrestados, unos 92.000 tenían condenas penales. Las infracciones más frecuentes citadas fueron por conducción en estado de embriaguez.

El presidente Trump hizo de la represión contra la inmigración ilegal un elemento central de su presidencia. Pero el número de inmigrantes que su administración ha deportado cada año ha permanecido más bajo que el promedio anual bajo el presidente Obama, que aumentó las deportaciones particularmente en su primer mandato. En 2012, ICE deportó a más de 409,000 inmigrantes.

Más de 540,000 miembros de la familia y menores no acompañados cruzaron la frontera, y la mayoría fueron liberados a los Estados Unidos, lo que empujó la lista de inmigrantes “no detenidos” a más de 3.2 millones. Las autoridades dijeron que los límites legales para detener a menores hacen que sea “extremadamente difícil” deportarlos a ellos y a sus familias.