La investigación del Rusiagate concluye sin pruebas de conspiración entre Moscú y Trump

371
P10.26
P10.26

Los 22 meses de investigación del fiscal especial Robert S. Mueller terminaron con un determinante punto final: no se hallaron pruebas de que Donald Trump conspirara con el gobierno de Rusia para ganar las elecciones presidenciales del 2016. Sin embargo, según Mueller, es menester seguir explorando otro caso, y es el de la obstrucción a la justicia por parte del presidente durante la investigación.

Así las cosas, y como ya se han manifestado las reacciones, el informe final de Mueller, que aun no ha sido revelado en su totalidad ni al Congreso ni al público, supuso uno de los mayores trampolines políticos para el mandatario. Apenas se supo en los medios de la recepción del Informe por parte del Fiscal General, William Barr, el presidente celebró lo que llamo una absoluta “absolución”, tachando además de “humillante”, el proceso investigativo que siempre calificó como una “cacería de brujas”.

El núcleo de la investigación estaba orientado en esclarecer si las declaraciones de los servicios de inteligencia del país en verdad sucedieron y cómo, y si tuvieron alguna relación con Donald Trump. En síntesis, en enero de 2017, el FBI afirmó que Vladimir Putin habría orquestado una campaña de “injerencia” en las elecciones presidenciales de 2016, más exactamente, con el objetivo de manchar el nombre de la candidata demócrata, Hillary Clinton, y favorecer a Trump.

Pero la investigación no orbitó únicamente alrededor de Trump. En los casi dos años que duró la pesquisa, el equipo de Mueller procesó a 33 individuos por más de cien delitos. Cinco de los acusados hacían parte del círculo cercano de Trump, entre ellos Paul Manafort, el director de su campaña, y Michael Cohen, su abogado personal. 26 de los acusados son ciudadanos rusos.

Además, el Informe Mueller probó que sí hubo un hackeo ruso al Partido Demócrata y la cuenta de correo privada de Hillary Clinton. Muchos correos de la candidata fueron publicados en WikiLeaks. También se demostró que -mediante la acusación de 13 ciudadanos y tres compañías rusas- se llevó a cabo una gigantesca campaña digital de influencia al clásico estilo psy-op.

El Fiscal General, Barr, ha dicho por su parte que a mediados de abril el folio de la investigación de Mueller, de casi 400 páginas, será entrado al Congreso.

“Podrán leerlo pronto por sí mismos. No creo que sea de interés público tratar de resumir el conjunto del informe o ir entregando piezas por partes”, mencionó el Fiscal.