La milicia civil que detenía a inmigrantes en El Paso

441
P11.19
P11.19

Aunque no es el primero ni el único, un grupo de civiles armados se ha asentado en la frontera sur con el objetivo de detener a los inmigrantes que llegan para entregarse a las autoridades. Saltaron a la vista tras la publicación de un video en redes sociales en donde se observa como contienen una turba de casi trescientos inmigrantes.

El video también deja ver cómo, aun cuando la caravana inmigrante estaba desarmada y había niños, United Constitutional Patriots, como se hace llamar el grupo paramilitar, apuntaba con armas y linternas.

Operan principalmente en la localidad de Sunland Park, al oeste de El Paso (Nuevo México). El declarado líder, Larry Hopkins, de 69 años, fue aprehendido recientemente por el FBI.

Pero esta no es la primera vez que Hopkins es apresado por las autoridades. El The New York Times afirmó que habría sido detenido varias veces en las últimas dos décadas por delitos relacionados con la posesión ilegal de armas, que es el cargo por el que actualmente le procesan. Más grave aún, el FBI supo en 2017 que United Constitutional Patriots había estado entrenando expresamente para asesinar al expresidente Barack Obama, a Hilary Clinton y a George Soros.

Legalmente, este grupo no tiene ningún tipo de legitimidad para tomarse la justicia por mano propia, mucho menos de usar armas para tal fin. United Constitutional Patriots ha proclamado tener como objetivo “defender la Constitución de Estados Unidos de América […] contra todos los enemigos, tanto extranjeros como nacionales”.

Jim Benvie, portavoz de la organización paramilitar, declaró en The New York Times que llevan por lo menos dos meses en la región y tienen planes de permancer hasta que el muro prometido de Donald Trump sea construido. Dijo así mismo que la Patrulla Fronteriza no ha pedido formalmente su retiro. U.S. Custom and Border Protection ha asegurado previamente que se opone al patrullaje civil.

Michelle Lujan, gobernadora del estado de Nuevo México, escribió en Twitter que “intimidar o amenazar a familias migrantes y solicitantes de asilo es absolutamente inaceptable y debe cesar”.

El vídeo anteriormente mencionado fue sujeto de críticas por organizaciones como American Civil Liberties Union (ACLU), que pidió a la gobernadora se iniciaran investigaciones sobre el grupo paramilitar. ACLU se refirió a los incidentes, que tuvieron lugar el 16 de abril, confirmando que el número de inmigrantes detenidos fue de casi 300.

El territorio donde el grupo ejerce funciones en Nuevo México es paso constante de las caravanas que llegan desde Centroamérica, convirtiéndose así en un punto de afluencia masivo para los inmigrantes que llegan a la frontera para entregarse a los agentes migratorios. En El Paso, durante el primer cuarto del año actual, el número de familias que llegan a pedir asilo con respecto al año anterior se ha elevado en 1.600%.

Aunque no es el primero ni el único, un grupo de civiles armados se ha asentado en la frontera sur con el objetivo de detener a los inmigrantes que llegan para entregarse a las autoridades. Saltaron a la vista tras la publicación de un video en redes sociales en donde se observa como contienen una turba de casi trescientos inmigrantes.

El video también deja ver cómo, aun cuando la caravana inmigrante estaba desarmada y había niños, United Constitutional Patriots, como se hace llamar el grupo paramilitar, apuntaba con armas y linternas.

Operan principalmente en la localidad de Sunland Park, al oeste de El Paso (Nuevo México). El declarado líder, Larry Hopkins, de 69 años, fue aprehendido recientemente por el FBI.

Legalmente, este grupo no tiene ningún tipo de legitimidad para tomarse la justicia por mano propia, mucho menos de usar armas para tal fin. United Constitutional Patriots ha proclamado tener como objetivo “defender la Constitución de Estados Unidos de América […] contra todos los enemigos, tanto extranjeros como nacionales”.

Jim Benvie, portavoz de la organización paramilitar, declaró en The New York Times que llevan por lo menos dos meses en la región y tienen planes de permancer hasta que el muro prometido de Donald Trump sea construido. Dijo así mismo que la Patrulla Fronteriza no ha pedido formalmente su retiro. U.S. Custom and Border Protection ha asegurado previamente que se opone al patrullaje civil.

Michelle Lujan, gobernadora del estado de Nuevo México, escribió en Twitter que “intimidar o amenazar a familias migrantes y solicitantes de asilo es absolutamente inaceptable y debe cesar”.

El video anteriormente mencionado fue sujeto de críticas por organizaciones como American Civil Liberties Union (ACLU), que pidió a la gobernadora se iniciaran investigaciones sobre el grupo paramilitar. ACLU se refirió a los incidentes, que tuvieron lugar el 16 de abril, confirmando que el número de inmigrantes detenidos fue de casi 300.

Pero esta no es la primera vez que el líder de la milicia, Larry Hopkins, es apresado por las autoridades. El The New York Times afirmó que habría sido detenido varias veces en las últimas dos décadas por delitos relacionados con la posesión ilegal de armas, que es el cargo por el que actualmente le procesan. Más grave aún, el FBI supo en 2017 que United Constitutional Patriots había estado entrenando expresamente para asesinar al expresidente Barack Obama, a Hilary Clinton y a George Soros.

El territorio donde el grupo ejerce funciones en Nuevo México es paso constante de las caravanas que llegan desde Centroamérica, convirtiéndose así en un punto de afluencia masivo para los inmigrantes que llegan a la frontera para entregarse a los agentes migratorios. En El Paso, durante el primer cuarto del año actual, el número de familias que llegan a pedir asilo con respecto al año anterior se ha elevado en 1.600%.