La posible alza de los trámites migratorios preocupa a los beneficiarios del DACA

399
P13.1 1
P13.1 1

La Administración de Estados Unidos se ha propuesto incrementar el valor monetario de varios servicios, trámites y formularios migratorios a través de la oficina federal de U.S. Citizenship and Immigration Services (USCIS). De acuerdo con el reglamento interno que rige la institución, el alza de los trámites, que ya se anunció, se encuentra en fase de debate público, e irá hasta el 16 de diciembre antes de que se publiquen finalmente los valores definitivos.

Sin embargo, lo que es claro, es que los servicios subirán de precio. Se trata de una apuesta que el gobierno busca impulsar.

Por ejemplo, la renovación de del estatus de DACA (Programa de Acción Diferida), dirigido a los Dreamers, subiría de $495 a $765 en el marco de la propuesta de incremento.

Otros trámites tendrán un incremento del 559% con respecto a los valores actuales, como el Formulario I-929, el de la petición de un familiar inmediato no inmigrante (U-1). El valor actual de este formulario es de $230, pero con la propuesta de incremento quedaría en $1,515.

Otro trámite que subiría de precio de manera radical es el Formulario N-400, relacionado con la solicitud general de ciudadanía. Con la propuesta de USCIS, subiría hasta los $1,170, cuando ahora cuesta $640, es decir, aumentaría un 83%.

Pero la propuesta también plantea algunas rebajas. La toma de huellas biométricas, que ahora cuesta $85, quedaría establecido en $30.

No obstante, el solo anuncio de los incrementos ya ha procurado efectos no deseados. Reacciones de pánico, si se quiere. Así lo confirmó la agencia EFE.

Muchísimos prospectos inmigrantes, la mayoría de México, se han acercado a las oficinas migratorias para adelantar los trámites y pagar los valores actuales, a la expectativa de que estos incrementen una vez sea aprobada la propuesta de USCIS.

Luis Alberto Pérez, director de Servicios Legales de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) le dijo a EFE que estos incrementos podrían servir como una forma de ‘muro’ para los Dreamers, en el sentido en que, con los incrementos, su estatus migratorio podría entrar en dificultades. Una buena parte de los beneficiados del DACA no cuenta con los recursos necesarios para cancelar el monto de la renovación.

“Los aumentos son injustos y la intención de la propuesta es obviamente cerrar las puertas del sistema de inmigración y la ciudadanía a los pobres, los ancianos, los que tienen DACA, los que buscan refugio y otros que necesitan protección”, recalcó al mismo diario Diego Íñiguez-López, representante de National Partnership for New Americans (NPNA).