43.9 F
Cincinnati
martes, noviembre 29, 2022

Las peligrosas conspiraciones detrás del coronavirus

El coronavirus ha llamado la atención mundial por su capacidad de contagio y gran crecimiento en China. Otros países han tenido contagios aislados. Sin embargo, son muchos los mitos y conspiraciones que rodean esta modalidad de virus.

Últimos Artículos

Se trata, indiscutiblemente, de la gran epidemia de los últimos años, como el SARS que tuvo lugar en Oriente Medio, la gripe porcina o los MERS, otras familias de virus que afectan a los organismos más o menos severamente que el coronavirus.

También llamado virus de Wuhan, ya que este fue el epicentro espacial de la enfermedad, en la provincia de Hubei en China, se dice que tiene una capacidad de contagio (establecido como niveles de R0, o número de contagios por caso) de alrededor de 1.3. Es decir, una persona infectada podría contagiar a 1.3 personas más. Otras mediciones afirman que este valor es de 2.2 y otras, de hasta 5.

Lo cierto es que el valor R0, o la capacidad de contagio, no es una cifra estática, y depende más de ciertas características sociales y de estrategias de prevención que de la enfermedad en sí misma.

No presenta cifras de mortalidad tan alta como otro tipo de virus aún más letales, como el Ébola, la gripe aviar o la viruela.

Una persona infectada con coronavirus presentará un cuadro médico caracterizado por infecciones respiratorias y síntomas de la gripe común, típicamente leves. Sin embargo, no por esto, es menos letal.

La familia de los virus del coronavirus fue descubierta en 1960, pero el coronavirus de Wuhan, o 2019-nCoV, es prácticamente nuevo, por lo que es una epidemia a la que la sociedad se enfrenta por primera vez.

Sobre su origen, es aún incierto. Lo más probable es que se deba, por su familiaridad con los SARS y los coronavirus producidos por murciélagos, a un origen zootómico, es decir, el virus proviene de un animal. Otra parte de la academia médica afirma que el virus puede tener origen en alguna forma de comida de mar, ya que un mercado en Wuhan se especializa en este tipo de productos. Sin embargo, las primeras personas infectadas no recurrieron a este lugar.

Hasta el momento, hay alrededor de 15.000 personas infectadas en todo el mundo. El número de muertes supera los 300. La mortalidad está establecida en alrededor del 2% o 3%. Cerca de 1/5 de las personas infectadas progresan a estados más graves. El tiempo entre el contagio y la percepción de los síntomas puede extenderse de cuatro a once días, y la etapa de mortalidad se estima desde los 14 días, aunque estas tienen gran variabilidad.

La mayoría de los casos, por supuesto, tiene lugar en el territorio Chino, y otros casos, contados y aislados, se han reproducido en diferentes partes del mundo, incluido Estados Unidos, donde las medidas de control son extremadamente rigurosas, después de la alerta emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La conspiración del origen

Recientemente, un artículo del Washington Times, un medio sesgado hacia la derecha radical y conspirativa por sus artículos sobre la supremacía racial —de acuerdo con Foreign Policy y el SPLC Southern Proverty Law Center— publicó un artículo afirmando que el virus de Wuhan se creó en un laboratorio de investigación de armas biológicas de China.

La fuente citada para esta afirmación es la de un exoficial de inteligencia israelí, que dijo que en Wuhan opera un centro de investigación financiado estatalmente para la investigación de armas químicas y biológicas. Varios medios, principalmente conspirativos, reprodujeron esta declaración.

La falta de una respuesta inmediata

Sin embargo, parte de la culpa si recae sobre la administración china, como algunos mismos funcionarios del Departamento de Salud del país asiático afirmaron, dado que no hubo una respuesta acorde al nivel de peligro que representa este nuevo virus.

La falta de una actuación rápida causó el rápido aumento de casos. Así mismo, es bien sabido que las cifras estatales y estadísticas nacionales conducidas por China no son fiables. Es probable que el número real de infectados y fallecidos haya sido reducido deliberadamente por el gobierno, como declaró la OMS.

Movilización de sesgos

Rápidamente, e incluso más rápido que el contagio mismo, falsedades y mitos acerca de la enfermedad, casi siempre dirigidas hacia la discriminación racial de la población china, tuvieron lugar.

Entre las más comunes, resaltan la discriminación por las tendencias alimenticias de esta cultura y sus hábitos y productos que a los ojos de la comunidad occidental son simplemente innegociables.

Sin embargo, tal y como la gripe porcina se originó en cerdos infectados, y mientras se desconoce a ciencia cierta la del coronavirus, las costumbres alimenticias varían de cultura a cultura, y la de China es una que, por su gran distancia y obscuridad, puede generar reacciones reacias entre otras culturas hegemónicas, como la occidental.

Artículos relacionados

Misas en español en Cincinnati y Dayton

Sabemos que la religión y espiritualidad es un aspecto...

¿Cómo será este invierno en Ohio?

Para este invierno en Ohio, y para muchos estados...
A %d blogueros les gusta esto: