Los organismos de control migratorio proponen nuevas tácticas para devolver más solicitantes a México

338
P11.22
P11.22

En los puestos de control fronterizo las malas noticias abundan para los solicitantes de asilo. Últimamente, se ha sabido que Estados Unidos pretende aumentar, al menos a cuatro veces, la cantidad de solicitantes que devuelven a México.

La estrategia estaría encaminada a gestionar la sobrecarga de los organismos de control, que tienen que lidiar cada vez más con cantidades extraorbitantes de solicitantes, la mayoría centroamericanos que llegan diariamente a los puestos fronterizos pidiendo asilo.

La primera disposición hacia este fin fue reasignar a cientos de agentes ubicados en el área de inspección de carga y vehículos en los puertos de entrada hasta las oficinas de asuntos migratorios.

La cabeza de la iniciativa es Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional, quien, así mismo, pidió voluntarios de agencias no migratorias para ocuparse en su departamento. Recientemente también envió una carta al Congreso solicitando recursos por una lado y mayor autonomía por otro para deportar con eficacia a más familias en el país.

Otras peticiones incluyen la construcción de instalaciones temporales para procesar a más personas, más espacio para detención e, incluso, la posibilidad de deportar a los menores no acompañados provenientes de Centroamérica.

Cada día, 60 solicitantes de asilo son devueltos a México por los cruces de San Ysidro, Calexico y El Paso, en donde tienen que esperar, desde allí, la respuesta de sus casos, según información de Associated Press (AP). El único momento en que pueden regresar a territorio estadounidense es cuando reciben la fecha de comparecencia ante la corte. El mecanismo de consideración de los casos es sumamente lento y el proceso total puede extenderse hasta por años.

Los funcionarios del sistema migratorio de EE.UU. dijeron a AP que la nueva estrategia pretende aumentar de 60 a 300 solicitantes devueltos por día. El procedimiento es intrincado. De la parte estadounidense, las autoridades deben verificar concienzudamente que los solicitantes no tengan condenas por delitos graves, y luego deben avisar a México con 12 horas de anticipación de su devolución.

Los últimos años han visto una preponderancia de los solicitantes de Guatemala y Honduras por encima de México.