Murió detective hispano durante operativo a narcos en Ohio

601
PP 2
PP 2

Jorge Rene “George” del Río jamás se imaginó que su vida cambiaría para siempre el fatídico lunes 4 de noviembre. El reconocido detective y policía hispano nacido en Ciudad de México, fue baleado durante una redada a manos de presuntos narcotraficantes en Ohio. El suceso ocurrió cuando ingresó a una guarida de traficantes en una operación en conjunto con la DEA. El agente quiso entrar al sótano después de que nadie la abriera la puerta. Después, intercambió disparos con uno de los maleantes, pero fue impactado dos veces en el rostro.

Minutos después, el hombre de 55 años fue llevado de urgencia al hospital Grandview en Dayton, Ohio. Allí se mantuvo con vida hasta el pasado jueves 7 de noviembre, día en que fue declarado muerto. En el operativo fueron arrestados Nathan Goddard, de 39 años, Courtney L. Allen, de 34, Cahke W. Cortner Sr., de 39, y Lionel L. Combs III, de 40. Los tres hombres afroamericanos acusados permanecen en detención federal sin fianza, en espera de una audiencia el próximo 19 de noviembre. Al primero se le acusó del asesinato de Del Río.

Las autoridades confiscaron 90 libras de fentanilo y 60 libras de marihuana. También se decomisaron dos pistolas y $51,000 en efectivo. “Tenemos el corazón roto por la muerte del detective Del Río, quien sucumbió a una herida sufrida en línea del deber”, escribió la Policía de Dayton en un comunicado. El funeral se realizó en la Universidad de Dayton al día siguiente y algunas calles de Dayton fueron cerradas en su honor.   

Le precedieron en la muerte su madre, Beatriz Hernández y su hija, Dana Shafeek. Se va para atesorar su memoria, su esposa, Kathy Del Rio, sus hijas, Ariel Del Rio Busch (Steven), Erica Hampton (Devin), Veronica Del Rio y Naya Del Rio; nietas, Aliyah Shafeek, Luna Hampton y Santana Busch y una gran cantidad de familiares, amigos y colegas. El oficial Del Río recibió siete elogios escritos, dos cartas de agradecimiento y una citación de una unidad durante sus 30 años de carrera en el equipo de tareas de la Administración de Control de Drogas (DEA) y el Departamento de Policía de Dayton (DPD).

Por su parte Biehl, el jefe del DPD, dijo en un comunicado que el oficial Del Río “a través de su arduo trabajo y dedicación ha salvado y cambiado innumerables vidas con su propio sacrificio y peligro. Jorge ejemplifica el lema del Departamento de Policía de Dayton: honor a través del servicio y servicio con honor, su trabajo a lo largo de los años tuvo un gran impacto regional, nacional e internacional”.

Como el oficial Jorge Del Río al momento de morir servía como apoyo a una operación federal, ahora la investigación de su muerte y la acusación en contra de Goddard Jr. la llevará el fiscal federal David M. DeVillers del Departamento de Justicia en el sur de Ohio. Después de que se le siga juicio, y en caso de ser encontrado culpable, Goddard Jr. podría enfrentar una pena de 30 años sólo por el cargo del homicidio del oficial Del Río. A eso se le debería sumar su otro juicio por la posesión de drogas con intención de distribución.