45.4 F
Cincinnati
martes, noviembre 29, 2022

Ohio mantiene debate sobre el uso del tapabocas mientras las tasas de contagio siguen en aumento

Últimos Artículos

Este lunes 20 de julio, el presidente Donald Trump a través de la red social Twitter, afirmó que el uso del tapabocas en un acto patriótico. De igual modo, publicó una foto de sí mismo, en la que se le puede ver usar un tapabocas, junto con la frase “No hay nadie más patriótico que yo”.

Este mensaje alude a la propuesta que ha sugerido el primer mandatario de la nación en las últimas jornadas, en la que recomienda el uso del tapabocas en todo el territorio nacional.

La propuesta ha generado posturas encontradas. Y es que esta es una discusión delicada sin importar dónde se dé. En Ohio, por ejemplo, el gobernador Mike DeWine ha insistido en el pasado en diversas ocasiones sobre el uso del tapabocas como medida general para todo el estado sin llegar a proponer una orden oficial directa.

No obstante, y de acuerdo con el nuevo Sistema de Asesoramiento de Salud Pública (Health Advisory Alert System) que mide el riesgo de propagación del Covid-19, más del 60% de la población estatal está supeditada a la medida de uso obligatorio de tapabocas.

Esto debido a que se ubican en el nivel 3 o “Rojo” de alerta de propagación. Sin embargo, el cumplimiento de la medida es ilusorio. De hecho, se podría referenciar el reciente estudio de la compañía privada The Truth About Insurance, en la que Ohio se ubica como el cuarto estado “menos responsable” con respecto al comportamiento de la comunidad frente a la pandemia provocada por el Covid-19.

Un punto crucial del análisis realizado por la compañía se centra en la disposición de la población a utilizar el tapabocas. Según este estudio, apenas el 33% de los residentes adultos de Ohio usan tapabocas en público.

Ahora bien, ¿por qué no se cumple la medida? The Enquirer realizó una investigación para dar con las razones de la poca acogida en el estado de una medida que ha demostrado disminuir las tasas de propagación en diversas latitudes. Entre las principales conclusiones se obtiene las desavenencias legales y la negativa de las fuerzas públicas para hacer cumplir una orden que consideran “muy ligera”.

Un ejemplo de esto representa las palabras del abogado de Cincinnati y miembro de la junta del Centro de Derecho Constitucional de 1851 Chris Finney, citado por The Enquirer, quien refiere así a la ley promovida por la administración: “No creemos que haya habido una intención seria de hacer cumplir esto con sanciones penales o civiles. No sé cómo lo harían”.

Más allá de ser considerado un delito menor en segundo grado (punible con hasta 90 días en la cárcel o una multa de no más de $750, según la ley estatal), la orden del gobernador DeWine no hace específica ninguna otra penalización, y de hecho, la que ya está señalada no se está cumpliendo a cabalidad.

Es este uno de los elementos que, según la visión de varios penalistas, demuestra cierta falta de voluntad para hacer cumplir la ley. A esto se le debe sumar las declaraciones concretas de ciertas Agencias de Aplicación de la Ley, que han manifestado que no están haciendo mayor cosa para que la ley se cumpla. Así suponen los casos del Condado de Hamilton y de Butler.

El Departamento de Salud mismo, afirmó The Enquirer, ha desestimado la opción de tomar medidas legales en contra de aquellos que se niegan a usar el tapabocas. Por ejemplo el comisionado de salud del Condado de Hamilton, Greg Kesterman, manifestó que “Es importante tener en cuenta que la orden del gobernador, si se la examina detenidamente, no incluye una sección de cumplimiento”.

De igual modo, el comisionado hace referencia a la necesidad de contar con una orden explícita sobre ese fin: “No hay oportunidad para citas con el distrito de salud general. El proceso es en realidad un poco más complicado y requiere una orden de emisión”.

Ante esto, la administración, en voz del mismo gobernador han insistido que el objetivo de la orden nunca ha sido proceder mediante sanciones civiles o de orden penal. El mandatario ha insistido sobre la necesidad de ganar conciencia sobre las ventajas de seguir este mandato: “Las medidas son importantes, pero también se trata de hacer que la gente entienda. Esto es muy, muy serio”, dijo el gobernador DeWine en entrevista con la NBC el domingo 19.

Y fue precisamente las escandalosas cifras de las últimas jornadas junto con la poca acogida de la medida del tapabocas entre la población en general lo que provocó que el gobernador dijera que “Vamos por el camino equivocado”. El mandatario aseguró que no dudará en tomar medidas más duras que involucren a todo el estado de forma homogénea si la tendencia al alza en las tasas de contagio se mantiene. 

De momento, Ohio se acerca a estados como Michigan, Texas, California e incluso Arizona, en que la medida que invita al uso del tapabocas ha dividido a gran parte de su comunidad.

A la fecha de producción de este artículo, Ohio presentaba 76.168 personas contagiadas de Covid-19 y 3.189 decesos por esta causa.

Artículos relacionados

Misas en español en Cincinnati y Dayton

Sabemos que la religión y espiritualidad es un aspecto...

¿Cómo será este invierno en Ohio?

Para este invierno en Ohio, y para muchos estados...
A %d blogueros les gusta esto: