Ohio prepara una serie de iniciativas legales para combatir la violencia de armas

El Estado de Ohio ha venido preparando una serie de medidas con el fin de responder a los ataques terroristas del pasado 4 de agosto. Desde entonces, legisladores y representantes han introducido nuevas reformas —unas nueve, en total— a la espera de deliberación.

511
P6.120
P6.120

Este movimiento provino de la comunidad, que ha estado presionando fuertemente a todos los legisladores del Estado para hacer algo más allá de enunciar la crisis. En esas se desenvolvió el gobernador del Estado, Mike DeWine, cuando en todas sus visitas escuchó el clamor de la gente: “¡haz algo!”.

Estas son las medidas introducidas por los legisladores (de mayoría demócrata) hasta el momento:

  • aumentar la edad para comprar armas hasta los 21 años,
  • permitir que las comunidades locales aprueben ordenanzas para regular las armas de fuego,
  • ampliar el período de espera para las comprobaciones de antecedentes pendientes
  • expandir la verificación de antecedentes,
  • exigir a los comerciantes de armas de fuego que proporcionen información sobre la prevención del suicidio a las personas que compran un arma,
  • crear “órdenes de protección de riesgo extremo” para confiscar armas de personas que podrían llegar a ser violentas o suicidas y
  • exigir que un arma de fuego sea transferida a través de un distribuidor.

Por su parte, DeWine ha propuesto otro paquete de 17 puntos a manera de plan para “prevenir otra tragedia de tiroteo masivo”. La reacción del gobernador se da en un momento en donde sus partidarios republicanos han decidido esperar con cautela. El GOP hace mayoría en la Cámara de Ohio y en el Senado del Congreso.

“Las cosas que hemos propuesto son todas cosas que pueden pasar, son todas constitucionales, y son todas cosas que, de hecho, salvarán vidas”, comentó el político.

En línea con reformas antes expuesta, el paquete legislativo de DeWine incluye una ampliación de investigación de antecedentes, normativas de red flags para confiscar las armas de personas que puedan ser suicidas o violentas, y ampliación de los servicios de salud mental.