¿Por qué el Cinco de Mayo es más importante en Estados Unidos que en México?

513
P7.17
P7.17

El Cinco de Mayo es jornada de grandes festivales en todo Estados Unidos y, en menor proporción, en México, que es raíz de los acontecimientos que actualmente celebramos. No obstante, este día se ha consolidado como un acontecimiento de carácter latino, por encima, propiamente, de su pertenencia mexicana.

En cualquier población estadounidense con una comunidad latina significativa, el Cinco de Mayo significa fiesta, celebración. Las margaritas se promocionan en todos los bares y banderas mexicanas se ondean en todos las tiendas de las ciudades.

En contraste, cualquiera que se pasee por Ciudad de México durante esta fecha, podrá ser testigo de un agasajo militar, eminentemente formal, precedido por el ejército y altos cargos del gobierno. En Puebla, y tradicionalmente en Peñón de los Baños, la cuestión es diferente. Allí se recrean, cada año, los hechos sucedidos durante la Batalla de Puebla y el espíritu folclórico permanece activo a lo largo de toda la jornada.

Como un fenómeno de absorción cultural, en Estados Unidos ha habido una apropiación mucho mayor del Cinco de Mayo. Para entenderlo, antes tenemos que conocer ciertos puntos:

El contexto histórico del Cinco de Mayo:

El Cinco de Mayo está enmarcado en un hecho histórico concreto, y remite a la Batalla de Puebla. Era 1862 y el ejercito mexicano estaba rodeado en todos los flancos por 6.000 hombres de la guardia francesa, liderados por Napoleón III. Los mexicanos, bajo el mando de Ignacio Zaragoza y en compañía del héroe nacional, Porfirio Díaz, sumaban mil hombres menos.

Era México contra Francia, una de las potencias más poderosas del mundo en ese entonces, apoyada por un ejército de similar fama. Los franceses llegaron a México con intensiones de invadirlo por completo a causa de una deuda que el país azteca, ahogado por numerosos problemas de orden económico y social, no pudo pagar. Francia decidió entonces embarcarse a conquistar México. Lo logró un año después, pero, el Cinco de Mayo de 1862, aguerridos hombres mexicanos de toda clase espantaron como a una bandada de pájaros que comen granos de la calle a la tropas más temerosas del siglo XIX.  

“Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con soberbia, necedad y torpeza”, escribió, como poniendo un punto final al evento, el general Zaragoza.

La festividad del Cinco de Mayo se ha posicionado como el evento latino más grande de Estados Unidos. Fotografía: EFE

Una fecha para el Orgullo Latino

En Estados Unidos, las comunidades latinas se han apropiado con solidez del Cinco de Mayo, de hecho, esta festividad ha desplazado a las demás en lo que respecta a las celebraciones del orgullo latino.

Existen múltiples razones para explicar este hecho, desde simbólicas hasta prácticas. Por ejemplo, Zaragoza, al que nos referimos antes en la Batalla de Puebla, nació en lo que hoy es Goliad (Texas), a 10 kilómetros de Corpus Christi. El Senado de Texas declaró esta ciudad como el epicentro del Cinco de Mayo.

También en Chicago, donde hay una importante porción de habitantes latinos, se celebra -principalmente en el parque Douglas-. En Denver (Colorado) hay un festival de dos días, que atrae a unas 400.000 personas y en Portland (Oregón), un festival en el parque Waterfront congrega a otras 300.000.

Aunque la tendencia comenzó a gestarse a partir de 1960 con las campañas de activistas méxicoestadounidenses, el elemento que ha dado más prominencia al Cinco de Mayo ha sido una combinación de marketing y poder comunitario. La gastronomía mexicana, en especial, ha tendido puentes para hacer realidad el flujo turístico de la festividad.

El Cinco de Mayo parece ser el justo medio del intercambio cultural entre México y Estados Unidos: la combinación de todos los elementos que favorecen el beneficio de ambas naciones, tanto económico como simbólico.