43.9 F
Cincinnati
martes, noviembre 29, 2022

Por qué reabrir la economía demasiado pronto no es buena idea y puede traer consecuencias fatídicas

Últimos Artículos

La Vanguardia

Ya varios estados se encaminan a levantar las restricciones, pero expertos en salud pública advierten que las mínimas condiciones todavía no están dadas y que hacerlo antes de alcanzarlas anularía lo logrado hasta ahora. Podría haber una “explosión de casos”, advierten.

Florida reabrió algunas playas, Texas y Minnesota los parques, Georgia y Carolina del Sur darán luz verde a algunos negocios no esenciales en pocos días.

Ya hay varios estados que, adhiriéndose al llamado de Donald Trump, se encaminan a flexibilizar escalonadamente las restricciones contraviniendo las recomendaciones de expertos en salud pública que advierten que eso conllevará un “aumento explosivo” del número de casos.

“Estados Unidos quiere estar abierto y los estadounidenses quieren abrir. Un cierre a nivel nacional no es una solución sostenible a largo plazo”, dijo Trump en días recientes al anunciar el plan de reapertura de la nación donde ofrece lineamientos a los gobernadores que tienen la última palabra de cuándo y cómo hacerlo.

Sobre ellos recae la responsabilidad de encontrar un balance que permita reactivar la economía, sin perjudicar la salud de la población.

A lo largo del país, grupos de manifestantes han incumplido el social distancing y salido a protestar exigiendo que se reactive la normalidad, en muchos casos haciéndose eco de una frase del presidente: “La cura no puede ser peor que la enfermedad”. Y nadie puede negar que este mes de cuarentena ha traído pérdidas económicas catastróficas.

Pero por más que el recuperar al menos un atisbo de normalidad sea un anhelo colectivo, la prudencia debe privar, insisten los expertos, aclarando que en Estados Unidos las condiciones todavía no están dadas y que hacerlo demasiado pronto prácticamente echaría por la borda todo el sacrificio hecho hasta ahora.

Ejemplo de la amenaza de una “segunda ola” es el de Singapur que se vio como referente en su manejo del control eficiente de la epidemia, pero que ahora ha tenido un dramático aumento de casos.

“Relajar o revertir medidas de cuarentena ahora llevará a una explosión exponencial de infecciones y anulará el papel de todas las medidas implementadas en EEUU desde mediados de marzo”, advierte en un reporte un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) que elaboró un modelo de predicción de escenarios, con data de casos reportados entre enero y marzo.

“El peor error que podemos hacer es reabrir la economía demasiado pronto. Apresurarnos sin que haya protecciones para los trabajadores conllevará una explosión de casos, muchas más muertes y otro cierre”, dijo Richard Trumka, presidente de la Federación de Sindicatos (AFL-CIO) que agrupa a 55 de ellos y representa a un total de 12 millones de trabajadores.

“No hay duda de que todos queremos regresar al trabajo, pero cuando lo hagamos queremos hacerlo de forma segura”, insistió.

La data decide

Información precisa y confiable sobre el número actual de casos es la llave fundamental para poco a poco reabrir las compuertas de la sociedad. “Reabrir el país tiene que hacerse con un cuidadoso abordaje basado en data de condado a condado”, tuiteó Robert Redfield, director de los CDC la semana pasada.

Él ya anticipa que habrá una segunda ola, posiblemente peor durante el invierno debido a que el virus se unirá a la temporada de influenza.

Para levantar las restricciones también hay que tener proyecciones -razonables y basadas en data científica- sobre lo que podría pasar si se levantan algunas restricciones ¿Cuánta gente más se contagiaría? ¿Cuántos morirían?

Documentos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) obtenidos por el Centro de Integridad Pública y publicados en un reportaje de NPR este martes revelan los distintos escenarios que baraja la agencia oficial según sus propias proyecciones, hasta ahora desconocidas y cuyo fin es guiar la toma de decisiones de la Casa Blanca.

Según esas proyecciones de los HHS, si se levantaran todas las medidas de distanciamiento social, el escenario más probable es que un tercio de la población del país se infectaría y más de 300,000 morirían durante la pandemia, cifra que podría llegar hasta 1.811.000 muertes en el escenario más lúgubre de los cinco que plantean. Y algunos epidemiólogos dicen a NPR que tales proyecciones son “optimistas”.

Sigue habiendo pocas pruebas

La única manera de saber cuánta gente está infectada es, naturalmente, que se hagan el test del coronavirus cuya disponibilidad sigue limitada.

Puede haber millones asintomáticos o con síntomas leves, que- sin saberlo- ponen en riesgo a los demás. Identificar a esos portadores y contarlos es clave para contener la pandemia.

“Todo el punto de este distanciamiento social era comprar tiempo para construir capacidad de hacer las pruebas y otras intervenciones de salud pública que sabemos son efectivas. Si no usamos ese tiempo para aumentar el testing a ese nivel que necesitamos, entonces no tenemos una estrategia de salida y, de levantar las restricciones, no estaremos mejor equipados que antes”, explica a Vox, Batalie Dean, profesora de bioestadística de la Universidad de Florida.

Para darse cuenta de que la cantidad de pruebas de covid-19 disponibles en EEUU es insuficiente, basta con querer hacerse una: todavía hay restricciones para obtenerla.

Si se quiere un indicador más formal, el índice actual de pruebas positivas -20%- sigue siendo demasiado alto.

Según la Organización Mundial de la Salud, en países con buena capacidad de testing, este número debe rondar por el 10%, lo que implica que se hacen muchas pruebas, no sólo a quienes creen estar infectados.

En el último mes, un promedio de 146,000 personas por día se han hecho la prueba del covid-19 en EEUU.

Según científicos de la Universidad de Harvard, para reactivar el país de forma segura a mediados de mayo, esa cifra debería triplicarse; es decir: debería haber entre 500,000 y 700,000 tests diarios.

“Si me despierto una mañana con dolor de garganta y fiebre, debería poder hacerme la prueba y, si doy positivo, que también se la hagan mis contactos, de modo que pueda existir la estrategia de: examinar, rastrear y aislar, que es fundamental para que podamos abrir la sociedad y permanecer abiertos”, explicó Keith Ashish, director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Harvard.

También es necesario tener personal que rastree los casos, algo esencial para contener la pandemia y que todavía es una tarea pendiente.

Artículos relacionados

Cinco cosas que debe saber sobre el coronavirus hoy: condado de Clark, casos de COVID-19 y dulces

Es viernes 30 de octubre de 2020 y estas son cinco cosas que debe saber sobre la pandemia de coronavirus hoy. #coronavirus #pandemia #Ohio

DeWine: “El virus está furioso” a medida que aumentan los casos de COVID-19, aumenta la tasa de positividad

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, realizó su tercera sesión informativa esta semana para abordar la respuesta del estado a la pandemia de COVID-19. #coronavirus #pandemia #Ohio
A %d blogueros les gusta esto: