¿Qué es el DACA y a quiénes beneficia?

488
PP 4
PP 4

El pasado martes 12 de noviembre, La Corte Suprema de Estados Unidos, el tribunal más alto del país, escuchó argumentos orales en un caso que desafía la forma en que la administración Trump puso fin a un programa de la era Obama creado en el 2012 que protegía a indocumentados de la deportación, dejando a un lado el tema de la inmigración, el cual ha estado en el limbo durante años. Para conocer el futuro de estas personas habrá que esperar hasta el 2020.

Donald Trump siempre ha tenido en la mira al DACA. En noviembre de 2017, meses después de que inició su gobierno, el exsecretario del Departamento de Justicia Jeff Sessions anunció que el presidente estaba rescindiendo del programa. Cerrarlo anularía la política de migración con la que cerca de 700.000 migrantes se han visto beneficiados, pues es un instrumento que les permite a quienes llegaron como niños al país tener la posibilidad de trabajar, estudiar y vivir sin el temor de ser deportados.

¿Quiénes se benefician del DACA?

Los beneficiarios de DACA son inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños, un grupo a menudo descrito como “dreamers”. Aproximadamente 690.000 adultos jóvenes están actualmente protegidos por el programa DACA y los funcionarios están procesando más de 34.000 solicitudes adicionales por primera vez, según las últimas cifras del gobierno.

Al 30 de junio de 2017, 793.026 personas habían sido aprobadas para el programa desde su inicio y se habían aprobado casi 900.000 renovaciones durante la vigencia del programa. Para ser elegible, los solicitantes tenían que haber llegado a Estados Unidos antes de los 16 años y haber vivido allí desde el 15 de junio de 2007. No podían tener más de 30 años cuando el Departamento de Seguridad Nacional promulgó la política en 2012. Entre los aceptados solicitantes, México es, por mucho, el principal país de origen, seguido por El Salvador, Guatemala y Honduras.

¿Cuáles son sus beneficios?

Algunos de los beneficios del DACA para los jóvenes “dreamers” son la obtención de licencias de conducir, la posibilidad de inscribirse a universidades y la de tener trabajos legales y seguros. Claro que también existen obligaciones, como pagar impuestos sobre la renta. Pese a esto, el programa ha recibido críticas de los migrantes, quienes aseguran que esta política los ha dejado en el limbo, pues este no les abre un camino para convertirse ni en ciudadanos estadounidenses ni en residentes legales permanentes.

Un futuro incierto

En principio, el gobierno de Donald Trump planeaba una eliminación gradual del programa, pero tras una serie de órdenes judiciales, la administración debe esperar a una decisión de la Corte Constitucional sobre el futuro del DACA. Sin embargo, el presidente ha señalado sus intenciones de desmantelar el programa con o sin la aprobación de la Corte, aunque recientemente, en medio de la carrera electoral, ha mostrado una política más flexible sobre sus planes para terminar el programa.

La discusión en la Corte Constitucional parte sobre si el gobierno de Trump ha proporcionado la justificación adecuada para finalizar el programa. Este martes, el tribunal escuchó los argumentos de parte y parte. La Corte Constitucional está conformada por nueve jueces, cuatro de ellos demócratas. Los jueces liberales Elena Kagan, Steven Breyer, Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor han señalado que el gobierno no ha mostrado los argumentos necesarios para eliminar el programa, por lo que los dos votos clave recaen en dos conservadores: John Roberts, presidente de la Corte quien ha mostrado en más de una ocasión no seguir el camino radical de Trump, y Brett Kavanaugh, quien llegó al cargo recomendado por el presidente y en medio de una gran polémica desatada por varias denuncias de acoso en su contra. Las audiencias del martes no mostraron que la balanza se inclinara hacia ningún lado, pero revelaron que será el voto del juez Roberts el que tenga más peso sobre el final.