54.5 F
Cincinnati
miércoles, noviembre 30, 2022

Si necesita ayuda para sobrellevar la pandemia contacte a la coach de vida Alicia Machado

Últimos Artículos

Alicia Machado viajó hace 17 de años a Estados Unidos solo por seis meses y jamás se imaginó que regresaría para vivir por tiempo indeterminado. Ya van tres años de su estadía en Cincinnati.

Esta coach de vida originaria de Costa Rica tiene dos hijos, 18 y 16 años respectivamente, y se siente orgullosa de contar que trabajó durante 20 años en el área de la educación en países como Costa Rica y Canadá, además de aquí en el estado de Ohio dictando clases de español en una academia y luego en el programa Head Start de lo que fue CUB.

“Mi práctica de personal de life coach la empecé aquí, así mientras seguía trabajando en la escuela, viajaba todos los meses a Washington a tomar mis clases, me encantó porque me fascina viajar y conocer nuevas personas. Mis clientes están alrededor del mundo en realidad, tengo hasta una de Rumania. Las manejo todas por línea”, dijo Machado.

Entre sus labores actuales también se encuentran trabajar con las mujeres de la organización Casa de Paz, la cual ayuda a mujeres latinas víctimas de la violencia doméstica. Además, abrió junto con su compañero un grupo budista laico en Norwood hace dos años. Han realizado varios retiros en donde han tenido practicantes de Boston, Minnesota, Minneapolis y otros estados.

La Vanguardia habló con ella sobre su labor en la comunidad latina en Ohio, cómo se ha visto afectada en su trabajo por la pandemia y las recomendaciones que le daría a las personas en esta situación de crisis.

¿Qué ha sido lo más gratificante de trabajar como latina viviendo en Estados Unidos?

Saber que contribuyo con la sociedad en general, que mis raíces aportan a este país y a su comunidad. Aquí en Cincinnati lo más gratificante ha sido el poder trabajar con mujeres latinas víctimas de violencia doméstica.

¿Qué es lo que más extraña de su país natal?

Muchas cosas. Indiscutiblemente la familia y amigos con todo y el drama. Soy la única que no vive allá y extraño ver crecer a mis sobrinos y vivir la vejez de mis padres.

Extraño por supuesto las playas, volcanes, montañas, comida, etc. Extraño el sentarse en la mesa de la cocina, cocinar juntos y hacer del desayuno almuerzo y cena un momento de celebración. En mi casa esos momentos son un gozo absoluto, conversamos, vacilamos, resolvemos conflictos mundiales, en fin, es un momento de compartir lleno de alegría y amor. Eso lo extraño muchísimo.

¿Qué negocios o empresas tiene actualmente?

Tengo mi propia práctica de Life Coaching. Me estoy dedicando de lleno a ello. Trabajo en su mayoría en línea (especialmente en esta época de pandemia). Creo talleres, cree un programa de bienestar social para las residentes de la organización y ahora estoy trabajando con varios grupos de mujeres de todo el mundo en algo que llame “cuenta tu historia”, son círculos femeninos que se reúnen una vez al mes.

¿Cómo percibe a la comunidad latina en Ohio?

Grande, trabajadora y diversa. He vivido en varios lugares y este es el único en donde en casi todos lados alguien habla español. Cosa que a mis hijos les llamo mucho la atención. Al menos con quienes he tenido contacto son personas luchadoras como decimos en mi país, que quieren salir adelante y ser escuchados.

¿Cómo ha sido el liderazgo que ha desarrollado con la comunidad latina en Ohio?

A comienzos de este año me uní a esta hermosa organización sin afán de lucro, Casa De Paz, en donde nos enfocamos en ayudar a mujeres latinas víctimas de la violencia doméstica. Yo trabajo uno a uno con cada una, cree y dirijo el programa de bienestar general para ellas en donde reciben, clases de yoga, zumba, terapias psicológicas y clases de nutrición.

Estoy trabajando en expandir y crear un programa que ayude a las mujeres (latinas y americanas) en general a empoderarse, tomar decisiones y cumplir sus sueños. Eso está todavía en pañales y con la pandemia pues ha sido un poco más lento, pero me ha dado tiempo de hacerlo desde el corazón y con calma.

¿Cómo ha afectado la pandemia su negocio de coaching?

En realidad no mucho. Mi trabajo es en su mayoría como lo mencioné lo hago por Zoom, así hago mis sesiones. Sí tuve que cancelar unos talleres que tenía aquí y en Costa Rica que iba a estar un mes y regresar para acá. Y no he organizado ninguno en persona por ahora. Pero estoy trabajando en crearlos en línea y aprovechar este tiempo para estudiar (estoy llevando unos cursos de negocios) y hacer planes a futuro para cuando esto pase.

Estoy segura de que esta pandemia va a traer cambios positivos para la humanidad. Es duro, son tiempos difíciles, pero es a través de esos momentos es de los que aprendemos y llegamos a transformarnos en una comunidad más fuerte.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con mujeres latinas víctimas de la violencia doméstica?

Dura, pero gratificante. Es una bendición para mí poder estar ahí para ellas. Convertirme en su aliada y amiga, muchas no tienen ni familia cerca y la casa les ofrece ese espacio en donde se sienten seguras y amadas. Todos en el equipo de Cada de Paz nos aseguramos de que se sienten en familia.

La directora Julia Gardner y la presidenta Laura Moese son extraordinarias mujeres con las que siento que encontré unas mamás aquí. Creo que es el trabajo (aparte de ser mamá) que he hecho que más me llena de satisfacciones personales. De hecho, ahora estoy de viaje y el irme se sintió extraño pues solo las veré a través de una pantalla, definitivamente las chicas y sus niños se han convertido en familia.

Es un poco frustrante el ver la cantidad de mujeres latinas que pasan por esas y otras situaciones difíciles. Es muy triste ver cómo son usadas y manipuladas. Pero para mí lo más importante es hacerles saber lo valientes, lo capaces y lo fuerte que son. En lo personal, es un recordatorio de lo bendecida que soy, al nunca haber estado expuesta directamente a situaciones tan dolorosas y traumáticas.

¿Qué es lo que más le gusta de la ciudad en que vive?

Aunque no lo creas y en comparación de donde he vivido en los últimos 20 años, la diversidad que hay aquí. Yo paso la mayor parte de mi tiempo en Norwood y Symmes Township. En la primera, estoy cerca del centro y tengo muchas opciones. Y en Symmes es un lugar pequeño y cálido. En ambos lugares estoy rodeada de naturaleza, lo cual para mí es muy importante.

¿Quiénes son sus clientes principales?

Mujeres y adolescentes pasando por alguna transición ya sea emocional o laboral. 

Mujeres o adolescentes que se sienten estancadas y con ganas de hacer cambios pero les cuesta.

Mujeres que están decididas a tomar acción y el mando en sus vidas.

Mujeres que escuchan una vocecita dentro diciéndoles que algo falta y necesitan descubrir exactamente qué es para tomar acción.

Mujeres  bajo estrés o ciertas frustraciones que necesitan “sanar” para salir adelante.

Atiendo hombres y mujeres pero mi nicho se basa en mujeres.

¿Cómo la pueden contactar sus futuros clientes?

A través de mi página de internet: www.aliciamcoaching.com o a través de social media: Instagram @aliciam_lifecoach y Facebook aliciam_lifecoach.

¿Cuáles son sus metas personales y profesionales después de la pandemia?

Crear más estabilidad en mi vida para poder entregar más. Ayudar más a la minoría, educarme más en cuanto a las deficiencias que está sufriendo nuestra sociedad para empezar a actuar más eficientemente.

Mis hijos ya están grandes y son muy independientes pero quiero seguir estando presente para ellos y en algunos casos para sus amigos.

Profesionales, crear un programa para mujeres ya sea una serie de talleres o algo similar. Estoy trabajando en eso. La verdad me encantaría tener un espacio en donde pueda llegar a más personas, y ahora que vivo en una comunidad donde hay más opciones para llegarle a los latinos averiguar más al respecto para hacerlo posible en un futuro cercano.

Seguir tomando cursos, clases, leer, amo leer y aprender. Me apasiona el comportamiento humano y cómo poder ser de ayuda. Hay tanta literatura al respecto que a veces me emociono más de la cuenta, quiero aprender y obtener más herramientas, para usarlas en mi práctica y hasta vida personal.

¿Qué consejos de superación le daría a la comunidad latina que está viviendo la crisis actual de la pandemia?

Ocuparse no preocuparse. Sé que son momentos muy muy duros para muchos, es una época en la que estamos de luto por decirlo de alguna forma, se ha perdido mucho no solo en el ámbito laboral pero emocional, y eso destroza a cualquiera.

Yo creo mucho en las afirmaciones, en vivir el presente, en visualizarnos mejor y cambiar nuestra forma de pensar. Estamos acostumbrados a sacar conclusiones sin la data suficiente muchas veces y eso hace que las personas deduzcan resultados que no siempre son reales o positivos.

Tenemos que aprender a poner límites sanos, a rodearnos de aquellos que aporten a nuestra felicidad y bienestar y aprender a dejar lo que no nos ayuda.

Es muy difícil. Hay tantas creencias “ajenas” impregnadas en nosotros que no nos dejan avanzar pero ese es un tema muy extenso y la entrevista se haría eterna.

A ver, yo trabajo con un muchacho que perdió el trabajo, que está bastante solo, y aunque no lo creas hemos trabajado en como pensar que todo tiene solución y poco a poco ha salido adelante.

No ha sido fácil, la vida está complicada en estos momentos. Pero solo el cambiar de actitud ayuda más de lo que te imaginas. Y como esa tengo varias historias. Y para terminar diría: detente, respira profundo, agradece lo bueno y resuelve sólo lo que puedas en el momento en que estas.

Artículos relacionados

¿En qué emprenden los latinos en USA?

En los últimos años, la creciente población hispana y...

¿Cuál estructura de negocio es la mejor para ti?

Si estás pensando en abrir tu propia empresa, te...