Una fatídica jornada golpea nuevamente a Venezuela

353
P115
P115

Semanas antes de lo sucedido ayer (23 de febrero), Guaidó había anunciado que los preparativos estaban dispuestos para ingresar la ayuda humanitaria que reposaba al otro lado de la frontera, en Cúcuta (Colombia).

Algunas naciones colaboraron logística y diplomáticamente para ingresar la ayuda (que constaba, entre otras cosas, de alimentos o medicinas esenciales para la población más afectada por la debacle económica, unas 300.000). Brasil, Paraguay, Estados Unidos y, naturalmente Colombia -frontera más próxima con Venezuela- cooperaron con el proyecto.

Guaidó y representantes de estos países vigilaron de cerca la dinámica del proyecto. La idea era atravesar la frontera de Colombia hacia Venezuela mediante los puentes internacionales Simón Bolívar y Tienditas. Dos camiones cargados de insumos habrían de hacer el recorrido hasta los puestos de voluntariado que se organizaron previamente en Venezuela.

No obstante, muy lejos de llevarse a cabo el intrépido acto, los camiones fueron interceptados en la frontera por militares del régimen y, según algunos testimonios, “paramilitares” chavistas.

El saldo de la confrontación entre opositores y militares fue de 285 heridos según cifras del gobierno colombiano. La batalla culminó en derrota para los planes internacionales, cuando los camiones no lograron entrar a Venezuela e incluso sufrieron ataques. Hasta el momento, se cuentan 4 muertos en la frontera brasileña de Roraima.

El operativo fue pensado desde la Asamblea Nacional, y constituye una medición de fuerza y desafío para derrocar al régimen chavista. Uno de los logros, han dicho líderes de la oposición, es la deserción de unos 60 miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional e incluso de las FAES.

Como consecuencias de estos hechos, Maduro ha dicho expresamente que retira toda relación diplomática con Colombia y, desde Bogotá, se alertó a los embajadores en Venezuela de regresar.

Guaidó, por su parte, señaló que “debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación [de Venezuela]”. Se esperan futuras declaraciones de Estados Unidos y Colombia.